Entrevista con David Yagüe en Best Seller Español

Hoy os dejo aquí está interesante entrevista que mi buen amigo Nacho me ha hecho para Best Seller Español. ¡Espero que os guste!

Días atrás mi amigo y compañero de blog Sergio Remedios comenzaba la ronda con una reseña –cuyo contenido comparto casi por completo, siempre hay un casi en estos casos– de Los últimos días del Imperio Celeste (Roca, 2014), la segunda novela de nuestro también amigo, y alma mater de este blog, David Yagüe. Ahora me toca a mí el turno de la entrevista, por aquello de que ejerzo de periodista y, además, en el mismo medio de comunicación que el propio David. La diferencia es que él maximiza mucho más su tiempo para, cada par de años, dejarnos una buena historia escrita. Ayer el Irak post-Sadam; hoy la China de 1900.

¿Has escrito una novela histórica? ¿Una novela de aventuras disimulada de novela histórica? ¿Una novela de aventuras sin más, al viejo estilo y sin aderezo? O lo mejor quizá es no etiquetarla y que el lector lo descubra por sí mismo…

Lo mejor sería no etiquetarla y que cada uno decida qué le parece. Pero esto es una entrevista y hay que mojarse. Para mí, Los últimos días del imperio celeste es una novela de aventuras; ambientada en un hecho histórico, sí, pero sobre todo de aventuras.  

El libro no disimula, en ningún momento, el etnocentrismo de los europeos que viven en Pekín… pero tampoco el odio a todo lo extranjero que profesa gran parte de la oligarquía y la clase popular china. ¿Consideras que, aunque atemperadas, esas actitudes hostiles siguen existiendo actualmente, con el renacer de China como potencia? 

Sin ser un experto, creo que siguen existiendo, aunque como dices, atemperados, y no son más que la herencia de una historia milenaria llena de gloria y miserias y de encuentros y (muchos) desencuentros entre Oriente y Occidente. Aún así, creo que China, en estos últimos 114 años que han pasado desde la rebelión bóxer, ha aprendido a aprovechar lo que le interesa de Occidente, pero siempre sometiéndolo al dictado de su filosofía e ideas. Pienso por ejemplo, en su economía, capitalista salvaje o socialista, a conveniencia. Y parece, que en líneas generales y como potencia, les funciona.

¿Cuesta mucho, moral y literariamente, retratar esos valores, tan decimonónicos, tan clasistas y xenófobos, en una obra escrita en pleno siglo XXI?

La distancia (literaria e histórica) hizo que los reparos fueran pocos, aunque sí que medité sobre la idoneidad de mostrar personajes de los ‘buenos’ de la historia, como los racistas redomados que son. Al final venció el ímpetu de construir unos personajes cercanos a su época y creo que fue una decisión afortunada. Ellos y la historia ganaron. Además, te confieso que precisamente esos valores crearon una sensación de juego y reto a la hora de construir los personajes, ¿sería capaz de hacer que el lector empatizara con unos personajes cuyos valores rechazaría?

Una de las virtudes de la novela es que la acción y la ambientación histórica corren en paralelo. Apenas hay transición entre una y otra, lo que facilita al lector el sumergirse de pleno en la narración. ¿Cómo enfocaste el proceso de creación y al mismo tiempo el de búsqueda de documentación para el relato?

Soy de los que piensan que la novela histórica (y más la de aventuras), es ante todo ficción. No me gusta pensar que ‘enseño’ historia con una novela. Me gustaría espolear la curiosidad sobre los hechos en los que transcurre la novela, eso sí, pero aprender historia, es un esfuerzo que tendrá que acometer el lector. Con eso claro, puedo decir que, aunque he intentado ser preciso en la ambientación, hechos y personajes históricos que aparecen en esta historia, no he tenido reparos en deformarlos para que encajaran en mi historia. La documentación fue larga y propia de un ratón de biblioteca. En español hay cosas interesantes, pero resultan escasas. El grueso de mis lecturas fueron libros publicados en inglés, pero gracias a la venta en Internet, uno puede pedir libros editados en casi cualquier parte del mundo. Leí mucho sobre el tema, pero llegó un momento que tuve que parar, porque nunca puedes saberlo todo sobre un tema y corres el riesgo de que el aluvión y las dudas te impidan ponerte a lo que de verdad importa, crear y escribir. Cuando consideré que tenía lo suficiente para mi historia, me adentré a crear ficción.

En el transcurso del libro se pueden identificar más de una referencia ‘clásica’ a libros y películas de aventuras, sin ir más lejos a la saga de Indiana Jones. También a elementos narrativos que recuerdan mucho a los de autores como Dashiell Hammett (el dragón del comienzo de la novela tiene bastantes similitudes con su Halcón Maltés). ¿Qué otros relatos de ficción y qué otros géneros te inspiraron Los últimos días del Imperio Celeste? 

¿Conscientes o inconscientes? Muchos, al final y al cabo, soy como un robot de cocina al que hechas todos los ingredientes (históricos, literarios, cinematográficos, personales) y sale algo más que la mera suma de todo lo que has echado. Y de paso, te das cuenta que se te habían caído, sin querer, unas pizquitas de otros ingredientes. A las referencias que tú comentabas, podría añadir dos muy evidentes, el western, y las clásicas aventuras de tema colonial y exótico (desde El último mohicano hasta Kipling). Creo que sería justo decir que en este popurrí hay algunas gotitas del fantástico, del cómic y del género negro. Aún así, el principal inspirador de esta novela fue la película 55 días en Pekín, que me fascinó desde que la vi la primera vez siendo niño, me condujo hasta el hecho histórico y finalmente hacia esta novela. Por cierto, me encanta esa similitud que has detectado con el Halcón Maltés. ¡Me fascina Hammett!. Creo que es muy acertada, aunque en su momento pensaba más en los célebres Macguffin de Hitchcock.

Hay muchos y variados personajes en la novela. Cada uno con un pasado y una personalidad peculiares. Pero el grupo es también un personaje como tal. Sus conflictos, sus dudas, sus filias y sus fobias, cómo afectan las desgracias y las pequeñas victorias que se consiguen… ¿se trata de alguna manera de una aventura coral? ¿De trasmitir una forma de vida colectiva en un momento crítico de la historia? 

En cierto sentido, el propio hecho histórico, la rebelión bóxer en el norte de China, sentaba la premisa de una historia coral que quise aprovechar para la novela. Piénsalo bien, por un lado, centenares de europeos, norteamericanos y japoneses, muchos de ellos, rivales y enemigos históricos, lejos de sus tierras natales, debieron dejar a un lado sus intereses y unirse para sobrevivir ante un enemigo que les rodeaba con la única pretensión de destruirlos. Por el otro, una corte y un pueblo chino dividido ante lo que sucedía, y que, en muchas ocasiones, se dejaron llevar por los acontecimientos hasta un espiral de violencia. Más que narrar la rebelión bóxer, decidí construir una historia de aventuras, de acción, que recogiera a muchos de aquellos posibles protagonistas de aquel sangriento verano de 1900 en el norte de China.

No hay buenos y malos en Los últimos días… Tanto chinos –de las clases dirigentes, como campesinos– como occidentales –españoles, rusos, americanos– tienen en mayor o menor medida ‘zonas grises’ en sus trayectorias pasadas o en la forma en la que desafían los hechos que les van ocurriendo en la novela. ¿Se hace más difícil, para el escritor, tejer una aventura así? ¿Sabías de ante mano el final de cada uno de los personajes? 

No sé si será más difícil, pero creo que hace la labor de construir historias mucho más interesante y da muchas más herramientas para trabajar al escritor. Los héroes de una historia, resultan más meritorios si no parecen predestinados a realizar grandes hazañas y deben superar no solo obstáculos externos, sino también a sí mismos. Eso los acerca al escritor y al lector. A tu segunda cuestión responderé que sí. Al empezar a escribir tenía muy claro el final de la historia y dónde y cómo estarían los personajes principales. Algunos secundarios, eso sí, fueron escribiendo sus destinos a la vez que avanzaba la novela.

¿Cómo ves el actual panorama literario del género de aventuras? ¿Consideras que, de alguna manera, tiene un carácter transversal, que usado con inteligencia puede venir en auxilio de otros géneros hoy más exitosos y que, a veces, pecan de previsibles? 

El género de aventuras es indudablemente transversal, si nos ponemos amplios, ¿qué novela o relato no es, en el fondo, una historia de aventuras? ¿acaso la propia vida no lo es? Actualmente creo que sigue muy vivo, pero parece que los géneros con los que combina tienen más peso y popularidad: nos gusta más hablar de novelas históricas, fantásticas, terror o thrillers que de novelas de aventuras, cuando muchas de ellas en rigor lo serían. Pero no hay en las librerías un apartado de novelas de aventuras. Hay muchas novelas históricas, casi obsesivamente preocupadas por demostrar el dominio histórico del autor o novelas de fantasía o ciencia ficción, que buscan cual grial construir el mundo o la premisa más original. Salvo excepciones no es eso lo que hace única una novela, lo que emociona al lector, son solo carcasas que no quieren quedarse vacías. ¿Qué mejor manera de darles vida que dejar que fluya la aventura en esas ambientaciones? Les dará acción, evolución en sus personajes, emociones… Funcionará, sin duda, porque es un género que ha vivido con nosotros desde siempre y ha sobrevivido a todas las modas.

Dos libros en tu trayectoria ya. Dos novelas completamente diferentes tanto en ambientación como en tema. ¿Qué será lo próximo? ¿Puedes avanzarnos en qué está trabajando? ¿Seguirás profundizando en la aventura? ¿Volverás al presente o se irá todavía más atrás en el pasado? 
No me gusta mucho avanzar qué será lo próximo, pero sí puedo decir que estoy metido ya en otra historia, que me llevará a un pasado más remoto que Los últimos días del imperio celeste. ¿Seguirá habiendo aventura? Sí, creo que será otra gran aventura.

Advertisements
Categories: Entrevistas | Tags: , , , , , | Leave a comment

Post navigation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: