El libro, ¿el medio más 2.0?

En una clase, el año pasado, un profesor de Marketing digital intentó explicarnos (y en mi caso, es uno de los pocos que me ha convencido) qué significaba todo esta celebrada fanfarria de la web 2.0, los medios sociales, etc. Explicaba que la verdadera revolución social de Internet, la manera de hacer un medio realmente social era entregar el poder al usuario, a la comunidad, y que eso era algo que daba cierto miedo y que por eso en Internet muchos se denominan sociales y no lo son.

Aquella explicación (tan sensata como injusta es la libre traducción que en este post hago de ella) me llevó inevitablemente a los libros, a las novelas. En realidad a cualquier texto escrito. Inmediatamente pensé que ejemplificaba automáticamente esa revolución 2.0. ¿Acaso el autor que escribe un libro no cede en su totalidad, desde el mismo momento que lo ofrece para su lectura, la soberanía sobre su texto?

El lector (ese usuario, esa comunidad formada por uno o por millones) es dueña y soberana de ese contenido que el escritor le ofrece. Es libre, totalmente, de leerlo o no leerlo, de dedicarle su cariñosa atención o de utilizarlo, si es en formato papel, para calzar una mesa coja. Estoy tentado de decir que es libre de acceder a él de un modo legal o pirata. Al final, lo escribí.

Si lo lee, el lector tiene todo su derecho a interpretarlo, reescribirlo mentalmente, malinterpretarlo, retenerlo para siempre u olvidarlo al instante. Puede decidir tratarlo como pura ficción o como verdad revelada (aprovecho, para recomendar en este punto esta entrada de Sergio Remedios sobre la “responsabilidad social del novelista histórico”). Da igual lo que el escritor pretendiera decir, el lector lo ha hecho suyo ya. Ahora sólo dice lo que el lector quiera o pueda leer en él. Puede quedarse en una interpretación literal o bucear en el subtexto. Es el dueño y señor, se ha convertido en el creador al 50% de ese libro.

Puedes pensar que es una tontería, pero como ejemplos de baratillo, ¿no te ha ocurrido nunca que, a pesar de que una novela describe un personaje de una manera, tú te emperras, ilógicamente, en representarlo en tu mente de otra? ¿Nunca has discutido con un amigo porque habéis entendido cosas diametralmente opuestas del mismo libro?

En el fondo, tanta revolución tecnológica, y al igual que con las célebres redes sociales, no hacemos más que dar vueltas sobre conceptos tan antiguos como el lenguaje escrito.

No me tomes por un ludista  moderno, pues no lo soy. Como con la literatura, la poesía o el arte de contar historias, reales o ficticias, cambian las formas y lo medios, pera la esencia continúa.

Eso, y que como escritor (o aprendiz de), escribir carece de sentido si no hay nadie detrás que te lea. No me cansaré de daros las gracias por ello.

(Publiqué originalmente esta entrada el 20/05/2014 en mi blog personal)

Sígueme en @davidyaguec | David Yagüe (FB)

Advertisements
Categories: Libros | Tags: , , , , | Leave a comment

Post navigation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: